Actualidad

¿EGIPTO UN DESTINO SEGURO PARA LOS TURISTAS? 

La Tierra De Los Faraones Después De Su Agitada Vida Política

Para muchos viajeros visitar el país de los faraones es un sueño, sin embargo, desde el 2010 con el inicio de la primavera Árabe y posteriormente con el estallido de la Revolución Egipcia, el turismo se ha visto mitigado debido al miedo generalizado sobre la seguridad y situación del país. Pero ¿Realmente Egipto es un destino peligroso?

EN CONTEXTO

En 2010 comenzó una serie de cambios en el mundo árabe que dieron origen en Túnez y posteriormente se extendieron a otros países incluyendo Egipto. Durante este año, el sector turístico, uno de los más rentables de país, registró un flujo de 14.7 millones de turistas, cifra que sería un histórico importante y la cual iría descendiendo gradualmente cuando el conflicto se agudizó.

A comienzos de 2011 el descontento unánime y la serie de eventos políticos del mundo árabe tocan a Egipto, produciendo la destitución de Hosni Mubarak, el hombre que llevaba 30 años en el poder. Así se establece un cambio importante en la vida egipcia y a su vez genera un gran desorden social afectando la imagen del país a nivel internacional.  Durante este año el número de viajeros se redujo en un 32.2% en comparación con el año anterior registrándose 9.8 millones de turistas.

Además, en viajeros provenientes de regiones como EE. UU, Europa y Asia se registró una caída de más de un 40% en la adquisición de paquetes turísticos para el país árabe, esto debido principalmente al miedo generalizado de quedar atrapados en medio de un conflicto bélico.

En 2012, 2013 y 2014 con tres cambios de gobierno, un golpe de estado, manifestaciones y actos violentos por doquier, la imagen del país estaba decaída y se sumergía en una de las crisis políticas y económicas más graves de su historia. De igual forma, varios medios de comunicación como la BBC, El Mundo, El País y CNN registraban que los monumentos y lugares emblemáticos como el Cairo, Luxor y Guiza se encontraban sin turistas. Pero, los números de viajeros, aunque eran bajos en comparación con 2010, no descendían más allá de los 9 millones de visitantes.

En 2015 un nuevo golpe al turismo egipcio se produjo debido a una operación antiterrorista por parte del ejercito que salió mal; pues los militares por error atacaron un convoy en el que iban varios turistas de origen mexicano. Este hecho dejó un saldo de ocho turistas del país azteca muertos y otras cuatro personas entre las que se encontraban guías y turistas locales. Este acto agudizo la crisis de viajeros y generó un nuevo miedo en el mercado latino, el cual estaba siendo emergente en el país árabe. Ese mismo año en noviembre, Rusia prohibió los vuelos directos hacia Egipto debido a un ataque terrorista. Debido a esto, países como Inglaterra, Alemania y Estados Unidos cancelaron varios vuelos con destino al país árabe y restringieron los vuelos directos en ciertas áreas. Al finalizar el año se dio a conocer que 9.3 millones de visitantes extranjeros estuvieron en el país árabe.

Con lo sucedido el año anterior y con el cierre de algunas relaciones internacionales, 2016 se convirtió en el peor año para el turismo en Egipto, los datos desde primer trimestre mostraban una disminución del 50% en visitantes y al terminar el año se concluía lo peor, una de las caídas más importantes para la industria al cerrar sus cifras de visitantes con tan solo 5,3 millones de turistas.

No obstante, Egipto pese a la crisis económica comienza un plan de contingencia mucho más fuerte para que el turista se sienta seguro en su país. Así, el gobierno redobla la seguridad alrededor de los monumentos, hoteles y museos.

En 2017 a través de la agencia de noticias AFP, Khaled el-Enany, el ministro de antigüedades de Egipto señalaba su preocupación por la falta de turistas, pues indicaba que el ministerio de antigüedades que se financia con lo que proviene del turismo, en los últimos años ha tenido dificultades para invertir en el mantenimiento y protección de las pirámides y esfinges debido al déficit que se ha derivado por la caída de los visitantes extranjeros.

Por otro lado, en ese año el gobierno instauraría medidas de seguridad aún más amplios en los aeropuertos de las principales ciudades y logra restituir relaciones con países como Alemania. Finalmente, en este periodo se registra un alza en el turismo con 8.3 millones de visitantes extranjeros.

ACTUALIDAD   

A comienzos de este año el presidente de Rusia, Vladimir Putin, restituyó los vuelos directos a ciudades como el Cairo.  Dando este hecho un poco de alivio al sector y dando la confianza al pueblo ruso de que Egipto es un destino seguro para visitar.

Igualmente, Hisham El Demery, presidente de la Oficina de promoción del turismo de Egipto señaló que “el sector ha tenido una recuperación sorprendente y se estima que entre 10 a 11 millones de turistas visitarán el país este año (2018) (…) La demanda por Egipto es muy fuerte, sobre todo en el mercado alemán”.

En otros temas de seguridad el parlamento en marzo instauró una serie de normas que castigan el acoso a los turistas, una de las principales quejas de los visitantes extranjeros.

El tema de seguridad en Egipto aún sigue siendo algo polémico incluso 8 años después de la primavera árabe; sin embargo, en el país son conscientes que el turismo representa un15% de su PIB, por tal motivo han instaurado ciertas medidas especiales para proteger al viajero y así lograr recuperar los 14 millones de visitantes que tuvieron en antaño.

RELATOS DE UN EXPERTO 

En septiembre de este año nuestra ejecutiva de cuentas, Claudia Ortiz visitó Egipto junto a un grupo de turistas y señaló que efectivamente el país árabe es un destino seguro. A pesar de esto, hay que seguir ciertas recomendaciones para vivir una experiencia única en este paraíso antiguo.

Claudia nos indica que su experiencia en la tierra de los faraones fue asombrosa, enmarca que las medidas de seguridad para proteger al turista comienzan fuertemente desde el aeropuerto, donde los filtros son bastante rigurosos y la policía está en constante movimiento y supervisión verificando las identidades de los viajeros.

Como ella y el grupo de viajeros que la acompañaban tenían un servicio de tour contratado con una agencia local, señala que la policía siempre estaba pendiente de los guías turísticos, exigiéndoles documentación, permisos y la lista completa de los pasajeros que ellos tenían a su cargo. En cuanto al hospedaje, los monumentos y templos que en Egipto se pueden visitar, ella nos indica que la seguridad en la mayoría de los hoteles “es tipo aeropuerto” al igual que en los templos que se pueden visitar en el Cairo, Luxor, Guiza, entre otros lugares. También, hay ciertos sitios en los que la policía hace acompañamiento a los viajeros en el bus.

Otro tema importante que Claudia resalta es el hostigamiento de los vendedores ambulantes, pues, aunque ya hay leyes que prohíben que estos molesten al turista hay en ciertas zonas donde esta práctica aún es habitual. Asimismo, los guías locales normalmente llevan al turista a mercados seguros y recomiendan a los viajeros no prestarles atención a algunos mercaderes.

En su relato Claudia pone principal énfasis en que es importante seguir las recomendaciones de los guías, pues ellos evitarán que residentes de la zona se aprovechen de los turistas incautos. En su experiencia recomienda visitar Egipto con total tranquilidad, pues casi en cada esquina encontrarás un policía y siempre hay controles exhaustivos para asegurarse que los visitantes tengan una gran experiencia.

¿REALMENTE EGIPTO ES UN DESTINO PELIGROSO?

Muchos de los miedos que tenemos a la hora de viajar a Egipto son infundados por los medios de comunicación o por la voz a voz, pero la realidad es que la tierra de los faraones está dedicada en cuerpo y alma en cuidar al turista y brindarles la mejor experiencia posible.

Evidentemente en los últimos tres años Egipto se ha convertido en pionero de la seguridad para los viajeros y los grandes golpes que han sufrido en el sector les han permitido aprender como conservar y cuidar al turista.  Igualmente, mercados como el chino, el español y el latino que en los últimos años han incrementado el número de vistas a Egipto han demostrado que la tierra de los faraones sigue siendo uno de los destinos de ensueño más seguros del mundo.

Sin duda, la agitación política aún continua en algunas zonas, no obstante, el presidente Abdelfatah Al-Sisi y su gobierno aseguran que el 90% del país es totalmente seguro. Además, el crecimiento de turistas en los últimos años y la confianza internacional que países como Alemania y Rusia han brindado al país, demuestran las buenas condiciones de seguridad en las que se encuentra Egipto actualmente.

Fuentes:

El Mundo 

El País

BBC

 

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *